A día de hoy sigue habiendo algunas personas, pocas, que creen que el único aspecto a tener en cuenta dentro de un equipo de trabajo es que se pueda sacar adelante la tarea encomendada sin problemas. Esto, que es realmente efectista, hace aguas puesto que no se tiene en consideración las características básicas del ser humano y su necesidad de comunicación e interacción cuando trabaja dentro de un colectivo.
El pegamento que une a un grupo de personas en un mismo proyecto, más allá de sus habilidades técnicas, es la confianza. Término que podría parecer vacío e inocuo si nos quedamos en la superficie pero que a poco que ahondamos descubrimos todas las aristas que tiene.
La confianza, dentro del entorno de trabajo, se divide en confianza técnica y confianza motivacional. Estas hacen referencia a las capacidades, responsabilidades y el compromiso que uno adquiere con el resto de compañeros y a la correcta ejecución de cada uno de esos aspectos mencionados. El deterioro de este pilar tiene los mismo resultados que el resentimiento de una relación entre personas, por lo que podríamos tener una buena relación a nivel personal con alguien pero no confiar en su capacidad profesional para el objetivo que tenemos fijado. Sin embargo, cuando el ataque es contra el pilar de la confianza personal o motivacional es mucho más complejo llegar a mantener una relación laboral con alguien.
A la hora de trabajar en equipo siempre hay diferentes roles dentro del mismo y, aunque la jerarquía pueda decir lo contrario, no existe ninguno más importante que otro. El liderazgo tiene que ser capaz de ponerse al servicio del talento que gestiona y generar el contexto de confianza plena para que todos los que se encuentren dentro del mismo proyecto se sientan valorados por lo que hacen y como personas.
La viabilidad del trabajo depende directamente de cómo se proyectan todas las relaciones que existen dentro de un entorno laboral. Un líder y compañeros que saben escuchar, muestran respeto, son transparentes en sus decisiones y actuaciones, asumen responsabilidad y se mantienen leales al concepto original, comparten la información y cumplen con sus compromisos generan un hábitat en el que sentirse a gusto, por lo que será muy complicado (casi imposible) romper ese vínculo laboral y afectivo.
Beneficios de la confianza en un equipo de trabajo
El abanico de los beneficios es realmente amplio y no se queda nada más en lo que se refiere a la mera actividad empresarial. Las relaciones se fortalecerán entre los trabajadores, haciendo que la empresa funcione como una maquinaria perfecta. La resolución de conflictos internos y externos será de manera dinámica y no supondrá alteraciones críticas dentro del ecosistema empresarial.
El equipo que mantiene su confianza plena en los integrantes es más fuerte en su tarea y se proyecta al resto de empresas como un conjunto de personas cohesionadas alrededor de un proyecto común. Es una imagen que va mucho más allá de una empresa con trabajadores.
Cómo generar la confianza en un equipo de trabajo
Sikkhona ® es un modelo que explica las distintas etapas por las que pasan los equipos, (algunas muy productivas, otras peligrosamente destructivas), diagnostica en qué etapa se encuentra un determinado equipo, y propone las dinámicas y acciones a realizar para ganar en cohesión y confianza. Es por tanto un completo programa que incluye una base conceptual, un diagnóstico objetivo, una herramienta visual y un set de dinámicas para trabajar las relaciones dentro de los equipos.

Sikkhona ® es un programa diseñado para crear los espacios de comunicación que cada equipo necesita.

Contacta conmigo y hablamos !!